lunes, 18 de mayo de 2009

NO PUEDO DARTE

No puedo darte nada porque nada poseo.
Amé tanto una vez, que por dar, lo di todo...
Sólo tengo un vacío que me llena por dentro
y que enturbia mis noches vacías de caricias.

No puedo darte nada porque mis manos rotas
no sostienen en ellas ni el amor ni el olvido,
son un cesto de mimbre de donde escapa el agua
convertida en desdicha, y me anega, y me ahoga.

No puedo darte nada. Y no porque me niegue
o ponga cortapisas a nuevos horizontes.
Aún tengo cicatrices, hay heridas abiertas;
no sé cómo se ama, lo olvidé al desangrarme.

No puedo darte nada. Mis labios temblorosos
aún arden con el roce de los tuyos, puñales.
Sólo puedo entregarte mi rostro en los espejos
y mi alma vacía para que tú la llenes.

Ana Mª Álvarez ©

1 comentario:

antiheroe dijo...

Me ha gustado mucho este poema. Un Saludo