lunes, 7 de septiembre de 2009

El pecado






















Te espero cabizbaja y temblorosa
sin saber qué motivo
me acerca hasta un pecado
que nunca cometí, y hasta parece
que hubiera cometido.

Mis párpados no se alzan hacia el cielo.
Ya tu rostro se traza
en las hojas caducas;
serpea por el suelo hasta mi sombra
como una amenaza.

Me turbas, y me inquietas, y me asusta
este latir intenso;
yo era ángel, y loca
voy directa al infierno.
He perdido mis alas, mi cordura,
...por pensar en tu boca.

Ana Mª Álvarez
©

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicidades Ana, cada día escribes mejor, me ha gustado mucho
Un beso
siempre tu admirador D.O.Z.I

salvadorpliego dijo...

Excelso poema y te lo aplaudo.

Un gusto leerte.

DIAVOLO dijo...

"Me turbas, y me inquietas"...

Ana, describes sensaciones con las palabras precisas. Me encanta.

Besos.

Ana Álvarez dijo...

Salvador, bienvenido a mi humilde espacio. Me siento muy honrada y agradecida con tu visita.

DIAVOLO... siempre sensible, siempre amable. Un beso para ti.

Felipe Sérvulo dijo...

Felicidades. Un placer reencontrarte.

GOGO dijo...

Anaaa..!! a ves perder la corduraaa nos devuelvee elsentidoo de serrr..!!


lujito leerteee amiguitaaa..!!

mi cariñoo en permanentee estrenooo...!!

Ricard dijo...

Bonito (y definitorio...)
Un beso
Ricard

Calvared dijo...

Si el amor visceral lleva al infierno allí nos encontraremos todos porque todos, sin excepción, hemos cometido algún día ese "delito"
Bello e intenso.
Un beso

Ely Cadillo dijo...

Lindo, lindo, lindo.
Me gusto, besos.

Alma Mateos Taborda dijo...

Un poema sublime por su intensidad y la precisión de las palabras. Un honor leerte. Me encantó y te sigo. Un abrazo

Alma Mateos Taborda dijo...

Todo el blog es de una absoluta belleza. Felicitaciones! Un abrazo.

El otro dijo...

Da gusto encontrar blogs donde el romanticismo predomina con maestría.