domingo, 4 de septiembre de 2011

No pude morir






















No, no pude morir aquella noche,
y aunque buscaba la manera más precisa,
sólo hallé de tus manos el trasiego
de sentirlas enredadas en mi cuello.
No pude... quise morir, pero no pude,
abandonada al arma ingrata de tus labios,
acuchillada por tus besos asesinos,
tan sólo pude desangrarme en mis verdades.
Y nuestros cuerpos se empaparon de delirios,
y los delirios se empaparon de silencios,
con el silencio apuñalaste mi esperanza...
con la esperanza se rompieron los espejos.
Y quise, amortajada de caricias,
hallar en ti la parte mía que no poseo,
y aún sabiendo que moriría si no la hallaba
te di mi muerte... y me ofreciste tu vida.

Ana Mª Álvarez Barroso © 2002

3 comentarios:

Ɣɑɲęşɑ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

Ana soy la seño Vane. He descubierto tu blog por casualidad ya que he visto tu perfil en el blog de la Escuela. Tienes un blog precioso y lleno de sentimientos.

Nos iremos conociendo en estos dos mundos :0)

Nela dijo...

Simplemente precioso y llewno de vid y muerte.
Besos
Nela

Arruillo dijo...

Precioso poema de amor, muy bien conseguido. Hay tantas formas de decir lo que se siente que a veces cuesta trabajo mostrar una sola.
Besos