domingo, 12 de agosto de 2012

Punto y final

Porque ya estoy cansada
de escuchar exigencias y mandatos
que no te corresponden,
y mentiras, mentiras,
de esa imensa mentira que es tu vida.
.
Porque ya estoy cansada,
me niego a regalarte mis palabras,
ya no eres el que impera...
No eres tú quien no quiere:
soy yo la que se niega a hablar contigo.

Porque ya estoy cansada
de oir la misma historia adulterada,
cierro todas las puertas,
los ojos, los oídos y los labios.
Ya no tienes poder para obligarme.

Porque ya estoy cansada
te enterré hace años, ya estás muerto.
Dedícate a cuidarte
-tú sí lo necesitas-
y a adquirir los valores que te faltan.

Porque ya estoy cansada...
Nadie puede obligarme a ver tu rostro,
ya no te pertenezco
porque nunca fui tuya.
Entretente con tus nuevas marionetas.

Porque ya estoy cansada
de tu absurda prepotencia quinceañera.
Me hablarás con respeto
-pues no serás oído-
si alguna vez me digno a escucharte.

Porque ya estoy cansada,
y sigues empeñándote en negarlo,
la vida nos ha dado
lo que nos merecemos:
no llores por la siembra que has arado.

Y es que la vida es justa
poniendo a cada cual donde merece.
Tengo lo que merezco, no lo dudes.
Tienes lo que mereces, ya lo sabes.
Y porque estoy cansada
                         esta es la última
                                                palabra que te escribo.

Ana Mª Álvarez Barroso © 2012

8 comentarios:

Osvaldo Rene Alberto dijo...

Saber poner punto final y empezar otros versos dedicados que nos provoquen otros ánimos.
Un placer pasar por aquí Ana.
Un beso

Ana Álvarez dijo...

Sí, Osvaldo, hay cosas que se dejan atrás definitivamente, y gracias a ello podemos comenzar una nueva vida plena en todos los aspectos.
El placer es mío al verte de nuevo por aquí. Un beso muy grande.

Galeote dijo...

Hola Ana:

Hasta miedo me da contestar estos versos tan contundentes.
Siempre hay un principio y un final amiga y no hay nada mejor que hacerlo a tiempo.
Te envío un saludo y un beso grande sevillana.

Andres dijo...

No puedo decirte como es dejar atras algo extacioso de nuestras vidas porque yo mismo no puedo dejarlo a veces, pero sin dudas que dejarlo ir es lo correcto, se tomara como una gran experincia en nuestra hoja de vida y seguiras adelante,,,, besos

Ana Álvarez dijo...

Galeote, no lo has podido definir mejor: contundente. Quizá sea, poéticamente, el peor poema de mi vida, pero sí el más transparente.
Andrés, a veces dejamos las cosas ir, porque no nos benefician, y son los demás los que no quieren enterarse de cuál es la realidad. ¿Seguir adelante? Por supuesto, es lo que siempre he hecho.
Un beso grande a los dos y un abrazo sincero.

Romantika dijo...

Los puntos finales siempre son y seran buenos para recomenzar otra vez brindo porque el nuevo comienzo venga con las cosas mas bellas que en tu vida deseas.

besos.

Ana Álvarez dijo...

Gracias Romantika, por leerme y por tus buenos deseos. No tengo de todo, pero nada me falta, y puedo decir a boca llena que soy todo lo feliz que deseaba ser. Y aunque a veces escribimos poemas tristes que adornamos y no son fieles a la realidad, éste sí lo es (fiel, quiero decir). Cuando pasas página es cuando realmente te das la oportunidad, como bien dices, de recomenzar.
Un beso muy grande, guapísima

Solina dijo...

Wuauu!!! te felicito por ser fuerte
y decidir lo que quieras o no...
ya basta de que ser marioneta de
otros... hay rebelarse y poner
punto final a todo.
Original Poema donde tu talento se
luce a toda prueba.
Tienes un bello Blog amiga.
Un abrazo de amistad para ti.