martes, 27 de octubre de 2009

Me nombraste




















Me nombraste aquel día de junio enamorado,

sonó el eco ambarino que iluminó mi sombra,
más allá de las calles, las viejas azoteas,
las piedras, las aceras, las tristes alamedas.

Me nombraste, y me supo a menta y a canela
tu aliento entrecortado posándose en mis labios,
promesas inocentes florecieron sonoras
en el rumor del aire, en las manos asidas.

Tumultuoso baile de mi nombre en tu boca,
brotarte desde dentro, como agua de arroyo,
más allá de los sauces, más allá de las hojas
que cimbrean silentes su verde silueta.

Acaso, desde el alma, sentí que florecía
de la espina una rosa, de la noche una estrella,
de tu boca saberme que estoy viva y existo.
Me nombraste...
y tornaste mi invierno en primavera.

Ana Mª Álvarez ©

9 comentarios:

juan ballester dijo...

Cuántos recuerdos me evoca este poema... Y además es una verdadera preciosidad.

Besos.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Una belleza de poema Ana... Me gustó muchísimo. Que lindo escribís.
Cariños!

DIAVOLO dijo...

Que la primavera sea larga y dichosa, querida Ana.

Besos.

Adelaida Ortega Ruiz dijo...

Hola Ana.
Tu poema me parece sublime, lleno de pasión, de arrebatadores sentimientos.

Es una gozada leerte SIEMPRE.

Pásate por mi blog, pues he dejado algo para ti con todo mi cariño.

Rubi Iñigo dijo...

Hola "Ana" ha sido un placer enorme pasar por tu blog y leerte.
Mis más cordiales saludos.

Éxitos!

RMC dijo...

Excelente, me quedo con ...Acaso, desde el alma sentí florecer la espina de una rosa, de la noche una estrella, de tu boca saberme que estoy viva y existo.
Me nombraste...
un placer leerte.

Feliz semana
un beso
RMC

GOGO dijo...

las letras de tu nombree hechas rocio en el amanecer de tus versoss..!!

lujito el leertee poetizaaaa...!!

mi cariñoo siempreee..!!

Paco Bailac dijo...

Enorme inspiración.....


pacobailacoach.blogspot.com

Gladys A. Acuña dijo...

Hola! me encantó tu forma de decir que el amor nos revive.

Te invito a visitarme, cuando gustes.