jueves, 16 de febrero de 2012

Prendida





















Te busqué en las pupilas
de aquellos que asombrados me observaban;
busqué entre las pisadas
una huella indeleble
que indicase tus pasos peregrinos.


Te busqué en las aceras,
en calles asfaltadas de desidia,
en las bocas de metro,
en los grises semáforos,
en las turbias callejas sin salida.


Cuando ya no buscaba
hallé todos los ojos en tus ojos,
y en la curva precisa
que dibujan tus cejas,
y en tus luengas pestañas traicioneras.


Me he prendido al discurso
de tu boca distrayendo a mi boca,
de tu lengua atrevida,
de tu piel en mis labios...
y los besos que ya llevan tu nombre.


Ana Mª Álvarez © 2012

5 comentarios:

Julie dijo...

Un bello poema. Me ha encantado.

Osvaldo Rene Alberto dijo...

Mucha fuerza en esos versos Ana, bien agresivos y sensuales a la vez, me gusta ese estilo.
Te dejo un beso.

Galeote dijo...

Un poema de amor profundo e intenso; en él, el recuerdo se aviva con una fuerza interna que culmina la pasión y el celo .

Te envío mi abrazo poeta. Juan

Ana Muela Sopeña dijo...

Muy hermosa tu manera de escribir, Ana María.

Felicitaciones
Un abrazo
Ana

Ceciely dijo...

Bonito poema...revela tu estado de alma . Sincero y grato al oído.
abrazos