martes, 3 de marzo de 2009

VACÍO


No contaré el secreto de la guadaña,
ni mostraré el sendero de las traiciones.
Mi mirada alberga la plenitud del silencio,
la negligencia de la desidia,
la senectud de mi alma...

Y mi alma,
se deshoja en otoño,
con la lluvia vespertina que no cesa.
Tan vacíos mis ojos,
tan vacía mi alma,
tan llena
de tanto vacío.

Ana Mª Álvarez ©

2 comentarios:

juan ballester dijo...

Tremenda la fotografía y tremendo el poema.

Mariem-1- dijo...

"tan llena
de tanto vacío".

Impresiona tanto en tan poco. Feliciades amiga.